PROBLEMAS DE CONDUCTA

los problemas de conducta de los niños pueden ser solucionados mediante un conocimiento de sus problemas y una terapia en la que se involucre a los padres
Solamente dos legados duraderos
podemos aspirar a dejar a nuestros
hijos:
uno raíces, el otro alas

Hodding Carter



Durante el crecimiento del niño podemos encontrarnos muchos problemas que a veces nos llegan a desbordar.

Hay niños más obedientes que otros, niños más tranquilos, más reflexivos...pero lo cierto es que cada niño es diferente, único e irrepetible.

Mucho de los niños que tenemos es lo que nosotros estamos dispuestos a permitir. En ocasiones los problemas de conducta de los niños son reflejo de problemas de educación o un modelado de conductas poco deseables. Otras veces se tienen criterios cambiantes que hacen que los niños se vuelvan caprichosos al no tener unos límites claros en su educación.


ARTÍCULOS RELACIONADOS





























TERAPIA INFANTIL CON AYUDA DE PLAYMOBIL

Los niños cuando acuden a terapia, suelen tener problemas para verbalizar sus emociones o ser conscientes de sus propias conductas. 


El juego simbólico y la representación de situaciones es una potente herramienta terapéutica, ya que por una parte el niño puede simbolizar lo que le está ocurriendo, y de lo que no es consciente a nivel verbal y por otra, puede comprender las pautas que les queremos enseñar para solucionar sus problemas.


los playmobil ayudan al niño a representar su mundo interior


A este respecto, los Playmobil surgen como un elemento muy apreciado por los terapeutas (de hecho la misma empresa creó una línea de muñecos para ser utilizados en terapia).



PROBLEMAS GRAVES DE CONDUCTA EN LA FAMILIA

La familia juega un papel muy importante tanto en el origen como en el mantenimiento de los Trastornos del Comportamiento, y será por tanto uno de los elementos básicos a tener en cuenta, tanto en la evaluación de estos trastornos,como en su respuesta educativa.


Estas familias necesitan que se comprenda su situación, ya que habitualmente se prejuzga y se presupone que las conductas inadecuadas de su hijo son producto exclusivo del estilo educativo de estos padres y madres.



los adultos pueden llegar a desesperarse ante la falta de respeto que supone un adolescente que no escucha




Es importante señalar que los trastornos de conducta no pueden atribuirse simplemente a pautas de crianza inadecuadas, sobretodo en relación al alumnado que presenta TDAH, cuyo origen depende principalmente de factores neurobiológicos. Las pautas educativas familiares, aún siendo un factor clave, interactuará con otros factores tanto individuales (por ejemplo el temperamento del niño, o sus características cognitivas) y sociales (contexto social desfavorecido, la propia desestructuración familiar, modelo sociales inadecuados...), siendo dicha interacción y retroalimentación lo que dará lugar a dichos trastornos. El peso de cada uno de estos factores variará en los distintos casos.


SIGNOS DE ALARMA EN LA CONDUCTA INFANTIL


  • Angustia (infelicidad, enojo, ansiedad) 
  • Expresión de sentimientos de falta de valor 
  • Preocupación por inadecuaciones corporales percibidas (por ejemplo apariencia física) 
  • Problemas escolares (suspender, faltar a clase, meterse en problemas) 
  • Aislarse de la familia 
  • Aislarse de amigas y de actividades con las que antes disfrutaba 
  • Dormir más, comer menos o tener menos energía 
  • Mostrar de pronto una conducta agresiva 
  • Provocar incendios 
  • Tener pesadillas 
  • Tener más problemas de los normales para concentrarse 
  • Actividades repetitivas como lavarse constantemente las manos o acomodar cosas 
  • Tener jaquecas o dolores de estómago frecuentemente 
  • Actos peligrosos o amenazadores para la vida 
  • Quebrantar la ley

CONSEJOS PARA TRATAR A UN NIÑO CON PROBLEMAS DE CONDUCTA


• Aceptar a los hijos tal como son,con sus cualidades y limitaciones, sin generar expectativas poco ajustadas.


• Prestar atención cuando presente conductas adecuadas y reforzarle de forma proporcionada , sin exceso, manifestando nuestro reconocimiento, mediante un abrazo, un elogio, muestras de agrado, evitando por lo general incentivos materiales. Emplear una hoja de registro positiva para anotar sus progresos.



• Centrarse en las conductas y no utilizar características personales cuando nos dirijamos a nuestro hijo, evitando comentarios negativos y explicándolesla conducta deseable que esperamos.



DESOBEDIENCIA INFANTIL

La desobediencia y los trastornos de conducta asociados a este comportamiento son el principal motivo de petición de ayuda de los padres, a veces porque se sienten incapaces de manejar la situación y otras muchas porque observan como esta situación va in crescendo.


Al hablar de desobediencia infantil tenemos que tener presente que en el proceso evolutivo del niño es normal la aparición de fases de oposición, como sucede con las típicas rabietas de los 2 años. Esto, siendo completamente normal, puede requerir intervención terapéutica cuando los padres se ven incapaces de manejar la situación, o cuando el estilo educativo de los padres resulta inadecuado para erradicar estas conductas. 




DESOBEDIENCIA INFANTIL: EL MODELO COERCITIVO

Entre los factores más importantes ligados a los trastornos de la conducta asociados a la desobediencia, resultan de gran importancia los factores de aprendizaje instrumental y la primacía de los procesos familiares de socialización.



La hipótesis de la coerción (Patterson, 1982), señala que existen conductas coercitivas como llorar, que son instintivas en el recién nacido y que modelan a la madre en las habilidades necesarias para la supervivencia del niño. Según el niño va creciendo, las conductas coercitivas se sustituyen por habilidades sociales y verbales para conseguir cubrir sus necesidades y deseos. Sin embargo, hay determinadas condiciones, como fallos en las habilidades socializadoras de los padres, que pueden tener como consecuencia que el niño siga utilizando estrategias coercitivas rudimentarias para conseguir lo que quiere. 


De esta forma, las padres ignoran las peticiones verbales pero responden a las conductas coercitivas (llorar, gritar), provocando que éstas se mantengan, a pesar de que el niño ya debiera disponer de otras conductas más adaptadas a su edad.

MANTENIMIENTO DE CONDUCTA COERCITIVA POR REFORZAMIENTO NEGATIVO


Ejemplo:

el modelo coercitivo explica como las malas conductas son reforzadas



DESOBEDIENCIA INFANTIL: "EL NIÑO SORDO"

repetir las cosas es síntoma de que el niño no está obedeciendo, seguir repitiendo no cambiará su conducta
Muchos padres se quejan de que su hijo no parece oír a la primera. La madre se desespera porque aunque al final obedece, siempre tiene que repetirle las órdenes varias veces antes de que el niño la cumpla. El proceso que suele seguirse es el siguiente: la madre le pide que recoja su ropa y la leve a la lavadora, el niño no contesta y sigue con lo que estaba haciendo, la madre le repite la instrucción en un tono más alto y espera unos minutos a que el niño la cumpla, no lo hace, de nuevo se dirige a él entono imperativo, muchas veces gritando y exigiendo el cumplimiento de la orden y amenazando con un castigo.


Es posible que llegado a estas alturas el niño conteste un tibio "sí, ya voy", pero su madre está enfadada y le sigue gritando.



LAS RABIETAS INFANTILES

Una rabieta o berrinche es una forma inmadura de expresar ira o frustración. Aunque los padres tengan un carácter apacible el hijo puede tener algunas rabietas. Es importante saber manejar estas situaciones, y que el pequeño se de cuenta de que no surten resultado.

rabietas infantiles





A partir de los 3 años el niño tendrá capacidad de expresar su motivo de enfado con palabras, debe animarle a que exprese el motivo de su enojo sin recurrir a las rabietas. Deben comprender que es normal enfadarse, pero que los gritos y las pataletas no van a solucionar su enfado. Por otra parte lo habitual es que llegada la edad escolar las rabietas hayan cesado completamente, en caso contrario, pueden haber sido mal gestionadas. 



El principio fundamental de toda rabieta es: el niño necesita "público" para demostrar su enfado. Si están solos no tendrán rabietas, si no se les hace caso, se incrementará por un instante la intensidad para cesar al poco tiempo.

NIÑOS TIRANOS: EL SINDROME DEL EMPERADOR

niños que tiranizan a sus padres
Las denuncias de padres contra hijos por maltrato, amenazas y violencia verbal, física y psicológica se han multiplicado hasta ocho veces más en tan sólo cuatro años. Los hijos que insultan y golpean a sus progenitores sufren el denominado "síndrome del emperador". Este síndrome que muchos adolescentes padecen y bajo cuyos síntomas actúan comportándose como auténticos déspotas y tiranos, es una conducta de cuya incidencia se conoce sólo "la punta del iceberg". Para la psicología actual, de esta perturbadora conducta o síndrome de los menores sólo se conoce una reducida parte de un complejo profundo y extenso problema.


EL NIÑO IMPULSIVO


la impulsividad es un rasgo de temperamento infantil
La impulsividad es un rasgo del temperamento (niños) o personalidad (adultos) que ha estado presente, en un u otro grado, a lo largo de toda la evolución del ser humano . Hoy en día, la impulsividad en muchos niños se manifiesta con una gran intensidad y frecuencia, llegando a alterar la convivencia y condicionar la vida de los padres que la sufren. Es un hecho evidente que, además, la impulsividad parece manifestarse en niños cada vez más pequeños, si bien, esto puede atribuirse, en parte, a los actuales estilos de vida modernos (ambos padres con largas horas de trabajo) y también, en algunos casos, a una falta de recursos o conocimientos por parte de los padres o educadores que simplemente se ven desbordados y no saben como afrontarlo.




DECÁLOGO PARA HACER DE TU HIJO UN DELINCUENTE

El popular juez de menores de Granada, Emilio Calatayud, conocido por sus sentencias educativas y orientadoras, ha publicado un libro "Reflexiones de un juez de menores" (Dauro) en el que inserta un "Decálogo para formar un delincuente ". Es muy interesante. Dice así:


1: Comience desde la infancia dando a su hijo todo lo que pida. Así crecerá convencido de que el mundo entero le pertenece.


2: No se preocupe por su educación ética o espiritual. Espere a que alcance la mayoría de edad para que pueda decidir libremente.

3: Cuando diga palabrotas, ríaselas. Esto lo animará a hacer cosas más graciosas.


CONDUCTAS AGRESIVAS EN NIÑOS TRAS DIVORCIO

la agresividad de los niños tras el divorcio es un mecanismo de defensa ante el dolor

Es frecuente encontrar en consulta a padres o madres alarmados porque sus hijos, tras un divorcio, mantienen una conducta hostil hacia el progenitor que ostenta la custodia.



Esta situación produce una gran preocupación en el padre/madre, que se sienten culpables y tienden a adoptar una posición de complacencia ante el hijo pensando que así le volverá a aceptar.


Las conductas hostiles, agresivas, oposicionistas o de claro reproche hacia el progenitor, culpabilizándole de la situación, hay que comprenderla dentro del contexto de maduración del niño, de cómo interpreta la realidad de un divorcio.

Un niño, cuando sus padres se divorcian ven que su mundo infantil se derrumba: para ellos la situación normal e idílica es que "papá y mamá" estén juntos y a su lado, y el cambio de situación les produce un gran dolor y sentimientos de inseguridad.


MINDFULNESS EN LOS COLEGIOS

mindfulness en los colegios




Mindfulness o conciencia plena, es una técnica empleada para conseguir que la persona tome conciencia plena de sus emociones y pueda gestionarlos de forma adecuada, aceptando la experiencia sin juzgarla ni rechazarlas, simplemente vivenciándola. 

Sus raíces están en la meditación, y actualmente se utiliza ampliamente dentro de la terapia psicológica y también como programa dentro de terapias alternativas de profundización en el propio yo y autoconocimiento de la persona como forma de control y gestión de emociones.

EDUCAR "A LA CARTA"

hay que educar a los niños respetando sus diferencias individuales
Cuando tenemos hijos normalmente establecemos un "plan de ruta" de cómo debe ser la crianza de los niños: lo que vamos a admitir, lo que no, cómo vamos a responder a sus demandas o a sus rabietas.


En principio el plan es único y...perfecto. Todos queremos ser los mejores padres y criar niños sociables, estudiosos, respetuosos, brillantes...pero la realidad a veces es tozuda: no contamos con el factor de la personalidad de cada niño, y ciertas cosas que atribuimos a nuestro modelo de enseñanza funcionan con unos a la perfección y con otros no hay manera.

MODIFICACIÓN DE CONDUCTA: MODELADO Y MOLDEADO

Que los niños son como esponjas es algo que no pone nadie en duda, y que "parece" que están jugando y están atentos a todo lo que ocurre a su alrededor, también. Esto nos da muestras de hasta qué punto los más pequeños pueden ir adquiriendo conductas a través de técnicas sencillas y efectivas (aunque necesiten de constancia en su aplicación por parte de los que las están aplicando).


A veces las personas se hacen un poco de lío para diferenciar las técnicas de modelado y moldeado, pero existen pequeñas diferencias entre ambas:




HABILIDADES SOCIALES EN LA INFANCIA

“La expresión Habilidades Sociales se refiere a un repertorio de comportamientos verbales y no verbales a través de los cuales los niños incluyen las respuestas de otros individuos (compañeros, padres, hermanos, etc.) en el contexto interpersonal. Este repertorio actúa como un mecanismo a través del cual los niños inciden en su medio ambiente obteniendo, suprimiendo o evitando consecuencias deseadas y no deseadas en la esfera social . En la medida que tienen éxito para obtener las consecuencias deseadas y evitar o escapar de las no deseadas sin causar dolor a los demás, se considera que tienen habilidades sociales”. (Rinn Markle, 1979)



Por lo tanto, habilidades sociales son el repertorio de conductas que emplea la persona para tener una relación adaptada con otras personas.


COMPONENTES DE LAS HABILIDADES SOCIALES



1
Las Habilidades Sociales se adquieren principalmente a través del aprendizaje (mediante observación, imitación, ensayo y también información).
2
Incluyen comportamientos verbales y no verbales, específicos y discretos.
3
Suponen iniciativas y respuestas efectivas y apropiadas.
4
Aumentan el reforzamiento social (por ejemplo, las respuestas positivas del propio medio social).
5
Son recíprocas por naturaleza y suponen una correspondencia efectiva y apropiada.
6
Su práctica está influida por las características del medio. Es decir, factores tales como la edad, sexo y el estatus del receptor afectan la conducta social del sujeto.
7
Los déficits y excesos de la conducta social pueden ser especificados y objetivados a fin de intervenir.






Entre los niños con déficit de habilidades sociales, encontramos a niños tímidos y retraídos, pero también en muchas ocasiones a niños agresivos, en los que no se dan las respuestas socialmente aceptadas, y su falta de recursos para establecer vínculos sociales adecuados, les hace dar respuestas que producen el rechazo de los otros niños.

INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA PARA EL APRENDIZAJE DE HABILIDADES SOCIALES

El repertorio de habilidades sociales que tiene un niño es muy variado: algunos son muy prosociales y otros tienen un repertorio muy limitado. Sobre estos niños hay que trabajar para que vayan adquiriendo aquellas habilidades sociales de las que carecen y que les proporcionará un desarrollo afectivo, social y escolar más satisfactorio.

En la intervención con estos niños es necesario evaluar el origen del problema. En ocasiones hay en el origen un modelo de aprendizaje con modelos parentales que carecen ellos mismos de estas habilidades sociales, utilizando la fuerza física como forma de expresión. Otros niños han sufrido carencias afectivas severas lo que les hace retraídos. En otras muchas ocasiones la misma personalidad del niño (timidez, retraimiento) les paralizan ante una interacción social.



Entre las variables a tener en cuenta: 


PRINCIPALES MANIFESTACIONES DEL TRASTORNO DISOCIAL


Los trastornos disociales se refieren a “una forma persistente, frecuente y reiterada de comportamiento disocial, agresivo o retador” (CIE 10), que debe aparecer al menos durante seis meses. A partir de los 18 años pasa a llamarse personalidad antisocial. 

El trastorno disocial es más frecuente en varones que en niñas (3:1), aunque según avanza la edad se incrementa el número de niñas afectadas. 

El trastorno disocial puede aparecer unido a otro trastorno (comorbilidad), como en casos de esquizofrenia, TDAH, trastornos del desarrollo, depresión o conductas de consumo de alcohol o algún tipo de drogas. 

Una de las características del trastorno disocial es la aparición de conductas agresivas (físicas o verbales), sin embargo en ocasiones los niños muestran actitudes agresivas con otro origen: la incapacidad de resolver sus propios conflictos internos o de relación con los demás. 

PRINCIPALES MANIFESTACIONES DE LOS TRASTORNOS DISOCIALES

1. Agresividad

2. Violación sistemática de los derechos de los demás y de las normas

3. Bajo rendimiento escolar

4. Dificultades en las relaciones sociales

5. Problemas en el aula